BLW – Alimentos introducidos mes 6 y valoración final

Alcanzamos el sexto mes con la Alimentación Complementaria de nuestra niña. Seis meses intensos de BLW, en los que hemos dado a nuestra bebé diez nuevos alimentos. Ya le hemos dado SESENTA ingredientes, y podemos decir que hemos hecho un auténtico BLW, de principio a fin. Este será el último mes que sigamos este tipo de enfoque, en el que estemos tres días dándole el mismo alimento más otros que ya haya probado.

Recalco que los ingredientes a dar a cada bebé han de ser aquellos que l@s bebés puedan manejar con facilidad y con los que los padres y madres se sientan cómod@s; porque dar una cosa a tu peque y estar de los nervios pensando que se va a atragantar no tiene sentido. Este proceso hay que disfrutarlo con ell@s. Así que todas las listas de ingredientes que encuentres por internet, incluidas las mías, están muy bien para coger ideas e inspiración; pero al final lo importante es que sean alimentos que suelan consumir en casa ustedes l@s mayores, para que así poco a poco l@s niñ@s vayan adaptándose a la alimentación familiar.

minimalismo_sextomesblw

Alimentos introducidos el sexto mes con el método BLW

La lista de los cincuenta primeros alimentos la puedes encontrar en estas cinco entradas que te pongo a continuación, en donde también encontrarás dos descargables que pueden serte útiles para tener registrados los alimentos introducidos:

En la siguiente tabla expongo los diez alimentos ofrecidos en el sexto mes, acompañados como siempre por sus valores nutricionales con respecto al hierro y la vitamina C. Los alimentos ricos en hierro son necesarios porque a partir de los seis meses las reservas de hierro de los bebés empiezan a disminuir, y la leche materna es deficitaria en este componente; y la vitamina C porque ayuda en la absorción del hierro.

Minimalismo_valornutricional_6
Tabla introducción alimentos BLW – Valor nutricional alimentos sexto mes (hierro y vitamina C)

¿Cómo le hemos ofrecido los alimentos del sexto mes de BLW?

1. DÁTILES

Como se iba acercando la fecha de su primer cumpleaños, decidimos ofrecerle dátiles en un queque (bizcocho) de zanahoria. De esta manera, podíamos empezar a hacer distintos experimentos para su tarta de cumpleaños sin azúcar. Le gustó mucho, pero no nos pareció que le gustara más por tener dátiles; normalmente, el dulzor en las recetas se lo daba el plátano, así que no apreció mucho la diferencia.

2. ARÁNDANOS

Los arándanos aquí en España tienen un precio elevado, al menos donde yo vivo, así que le hemos dado arándanos congelados. Nosotros se los ponemos a nuestro yogur del desayuno, y enseguida se descongelan. Le han encantado, y además, como va uno a uno cogiéndolos haciendo pinza se ha entretenido bastante. Eso sí, manchan bastante, así que si decides ofrecérselos, cuidado con lo que tiene puesto tu bebé, porque tiñen.

3. SEMILLAS DE CHÍA

Las semillas de chía se las hemos añadido a su porridge de avena y canela, y le ha gustado. No ha puesto cara rara por ver puntitos negros, yo creo que ni se ha dado cuenta.

4. FRESAS

Antiguamente se decía que las fresas no se les podía dar hasta los dos años, mi madre todavía me lo sigue diciendo, pero «…hay estudios que sugieren que la introducción precoz de algunos de dichos alimentos en pequeñas cantidades pudiera disminuir la aparición posterior de alergia». He de decir que no querríamos haber esperado tanto para darle fresas, por eso de ofrecer los alimentos potencialmente alérgenos lo antes posible ; pero la época de fresas no terminaba de llegar.

Nos adelantamos un poco a la estación y compramos un paquete de fresas congeladas, pero fue un fracaso; no le gustaron, pero ni a ella ni a nosotros. El tacto de las fresas congeladas es baboso, para los smoothies están muy bien, pero para comerlas así tal cual no son muy apetitosas. Cuando las probó naturales le gustaron mucho, y no ha tenido ningún tipo de reacción alérgica ninguna de las ocasiones que se la hemos dado.

5. YOGUR

El yogur que le hemos dado ha sido natural sin azúcar ni endulzantes de ninguna clase, ni sabores, ni nada raro añadido; simplemente yogur. Los tres primeros días se lo dimos así; y no pareció que le gustara mucho. Otras veces lo hemos mezclado con canela, con plátano o con crema de cacahuete. Unas semanas más tarde ha empezado a gustarle algo más, también está con la cuchara intentando comer, y le gusta lamer la cuchara por todos lados, así que el yogur es un alimento genial para que coja práctica con la cuchara.

6. QUESO

Le dimos queso mascarpone, porque iba a ser uno de los ingredientes para su tarta de cumple. Así la manera de dárselo fue a través de los experimentos que fui haciendo para la celebración. Aparte del queso mascarpone, después de estos seis primeros meses de BLW, también ha probado queso fresco o tierno, y queso semicurado. Nos hemos dado cuenta de que los lácteos no eran de sus alimentos favoritos, no sé si la lactancia materna afectará en eso, pero poco a poco ya le han ido gustando más. Sin forzar nunca, simplemente ofreciendo.

7. MEJILLONES

Con los mejillones me arrepiento de no habérselo dado casi desde el principio, ya que es un alimento rico en hierro. Y además, es muy fácil de dar haciendo un paté de mejillones. Para hacerlo, tan sólo tienes que mezclar en la batidora: mejillones (yo los he comprado congelados ya cocidos sin sal), aceite de oliva virgen extra y unas gotas de limón. También le puedes añadir tahini, perejil, ajo,… Nos ha gustado a los tres, y es una idea estupenda para untar en el pan, antes que recurrir a los típicos patés de supermercado, que lo que menos tienen es el ingrediente original.

8. JUDÍAS

Le hemos dado judías pintas. Puedes ver en la imagen del post uno de los platos que le ofrecimos con este ingrediente: judías pintas con solomillo de pavo y pimiento asado. Le han gustado, están blanditas, son fáciles de coger y sigue practicando haciendo la pinza con los dedos.

9. TOFU

En casa tenemos un consumo reducido de carne, y me apeteció probar el tofu. Esto fue un guiño a mi cuñada, que siempre dice que tenemos una vegan baby por toda la verdura que consume nuestra niña, así que me dije: oye, una niña vegana tendría que consumir tofu, así que a probar el tofu todos.

Simplemente lo corté en cubos y lo mariné con aceite de oliva virgen extra y algunas especias. Luego hornear en el horno a 180º unos 15 min, removerlos un poco, y hornearlos otros 15 minutos. La verdad es que nos gustó bastante, y es una excelente fuente de proteína vegetal. Seguiremos consumiéndolo.

10. FRAMBUESAS

Los arándanos le gustan muchísimo, por lo que pensamos que con las frambuesas pasaría más o menos lo mismo. Pero no, no es de sus cosas favoritas, lo prueba, pero al final se decanta por el resto de cosas que hay en el plato.

Valoración de la experiencia BLW

Hacer BLW nos ha encantado. No nos arrepentimos de haber hecho este sistema para iniciar la alimentación complementaria de nuestra bebé. No ha sido un proceso fácil, hemos tenido que lidiar con mucha comida por el suelo, por la ropa, por las paredes,… pero a cambio hemos ido viendo la enorme evolución que estaba experimentando nuestra peque a medida que pasaba el tiempo.

También hemos tenido que soportar los comentarios de la gente a nuestro alrededor. Que si es muy pequeña para comer eso, que si se va a atragantar, que si eso tiene gluten, que si es pronto para darle el huevo, que qué peligroso darle fresas tan pronto, que si la vamos a malcriar porque come lo que le apetece,… y un sinfín de comentarios. En realidad, todo esto nos ha servido para reforzar nuestra idea de que estábamos haciendo lo que mejor le convenía a nuestra hija y a nuestra familia.

Echando la vista atrás me doy cuenta del desarrollo tan grande que ha tenido: gestionar la comida sin atragantarse, estrujar la comida con toda la mano, luego cogerla haciendo pinza con sus deditos, percatarte de que cuando sabe lo que le gusta es lo primero que coge del plato,…

Con el BLW no esperes que le guste todo, ese no es el resultado que se quiere conseguir. Lo que se pretende es que sea independiente a la hora de gestionar lo que come, en cuanto a la cantidad y a lo que escoge de las opciones que tenga en el plato. En nuestro caso, hay cosas que no le gustan tanto, como la calabaza por ejemplo, pero aún así siempre le da una oportunidad: la prueba antes de descartarla, y eso es buena señal: no le hace ascos a nada a priori, siempre lo prueba primero.

Por otro lado, seguimos con la alimentación sana, y con ella más aún, porque nos pide de nuestro plato, le gusta coger lo que estamos comiendo nosotros, aunque sea lo mismo. El otro día pidió una manzana porque mi marido la tenía cogida y estaba a la vista, así que le apeteció y se la dimos. Y eso es algo maravilloso, pues tiene opciones sanas a su alcance.

¿Recomendaría el Baby Led Weaning?

Sí, sin dudarlo. Creo que es ideal; una manera más natural de que l@s niñ@s aprendan a comer: descubriendo y experimentando con cada nuevo alimento. Eso sí, a los madres y padres que se lo estén planteando, les aconsejaría tener mucha paciencia, y ofrecer sólo alimentos que además de que l@s bebés puedan manejar con facilidad, también se sienten confiados en lo que le están dando. Es decir, que empiecen por los más blanditos y los que se aplasten más fácilmente. A medida que vaya pasando el tiempo ganarán en confianza, cuando vean que su bebé es capaz de gestionar lo que le van dando.

¿Y ahora qué?

Ahora… a seguir disfrutando. La renacuaja ya tiene un año, han transcurrido seis meses desde que iniciamos la alimentación complementaria BLW, y tras nada más y nada menos que 60 alimentos introducidos, creemos que ya ha llegado el momento de dejar tanta rigidez con respecto a cómo le ofrecemos los nuevos alimentos: tres días para cada nuevo ingrediente. Esto no quiere decir que no vaya a seguir probando nuevas cosas, simplemente vamos a dejar de hacer este sistema de tres días.

Intentaremos retrasar lo máximo posible el darle algo que tenga azúcar. No es algo esencial en la alimentación de l@s niñ@s, y tampoco de l@s adult@s. Parece que todo el mundo está deseando que coma ya dulces y golosinas, pero no lo creemos necesario. Ella disfruta mucho de lo que come, y no veo el sentido de darle un donut en vez de un plátano.

Con respecto a la sal, sí que seguimos sin darle cosas con sal, pero es verdad que ya nos hemos relajado un poco, en casa, no en otros sitios. Por ejemplo, el arroz blanco lo hacemos con un poco de sal gorda, y ella come ese arroz, pero también es verdad que cualquier persona externa a casa come ese arroz y piensa que está desabrido o soso. Nosotros estamos acostumbrados a comer sin mucha sal, así que la alimentación de la niña también se ve afectada.

«Prácticamente ningún alimento dirigido específicamente al público infantil es saludable ni presenta ventajas frente a la comida normal.» Aitor Sánchez

¿Qué te parece el BLW? ¿Estás pensando en aplicarlo con tu bebé o ya lo estás haciendo? Cuéntame en los comentarios tus impresiones y cualquier cosa que quieras compartir.

¡Déjame unas estrellitas! ¡Gracias!
(Votos: 0 Promedio: 0)
 

¡Transforma tu vida!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

    Acepto la política de privacidad.

     

    Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

    Deja un comentario

    Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial