Cómo ahorrar (1): Reduce tus gastos hormiga

¿Qué son los gastos hormiga?

Los gastos hormiga son aquellos gastos que tenemos con unos importes que a priori pueden parecer insignificantes, pero que si hacemos un cálculo más a largo plazo veremos que representan una elevada cantidad de dinero. Por lo general, son gastos a los que no les damos ninguna importancia, debido a su ínfima cuantía. Además, tienen la característica de que son gastos innecesarios, así que es ahí donde radica nuestro poder ahorrativo en un primer análisis.

Pasos a seguir

  1. Lleva un control de tus gastos

    Lo primero que debes hacer es un seguimiento riguroso de los gastos que tienes durante un mes como mínimo. Anota todo, da igual que parezcan gastos insignificantes, hasta el céntimo es importante. Usa una libreta, una hoja de cálculo como el Excel,… la cuestión es que te sea fácil y cómodo. En casa usamos desde hace años una hoja de cálculo para llevar el control de los gastos mensuales, y está genial porque sabemos perfectamente dónde va nuestro dinero, y podemos valorar maneras de ahorrar.

    minimalismo_hormiga

  2. Identifica los gastos hormiga

    Una vez tengas al menos un mes de gastos apuntados, tienes delante de tus ojos la clave para aprender a ahorrar, porque ahí está todo reflejado. ¿En qué te gastas el dinero? Fíjate bien en cada concepto de gasto y su cuantía, y resalta los que puedan ser considerados como gastos hormiga.

    1. Ejemplos de gastos hormiga

        • Un café diario
        • Cañas
        • Chucherías: galletas, chocolatinas, donuts,…
        • Tabaco
        • Coger taxi
        • Comer fuera
        • Suscripción a plataformas: Spotify, Netflix, Amazon Prime,…
        • Comprar productos de marca
        • Tarifa del teléfono
    2. Preguntas que pueden ayudarte en la identificación

      • ¿Es realmente necesario ese gasto?
      • ¿Puedo dejar de comprarlo?
      • ¿Es posible sustituirlo por algo más barato?
      • ¿Podría reducir la frecuencia en el consumo?
  3. Calcula la cuantía que representan esos gastos hormiga

    Ahora toca la sorpresa. Pongamos que es algo que consumes a diario; lo que tendrías que hacer es multiplicar ese importe de un día por siete días de la semana (gasto semanal), y luego por 52 semanas (gasto anual). De esta manera, verás que si por ejemplo es algo en lo que te gastas un euro al día, al finalizar un año habrás incurrido en 365 euros, que bien podrías invertir en otra cosa (formación, vacaciones, inversión,…).

  4. Busca alternativas a tus gastos hormiga

    Tras haber analizado tus gastos durante un mes y haber identificado claramente tus gastos hormiga, habrás podido determinar cuánto dinero te supone mensualmente e incluso anualmente. A continuación tendrías que examinar qué gastos puedes eliminar y cuáles tendrías que reducir. En el caso de no poder suprimirlos del todo investiga posibles alternativas.

    tabla_alternativas
    Tabla 1. Gastos hormiga y sus alternativas

    En la tabla que adjunto a continuación expongo varios ejemplos de gastos hormiga, lo que pueden suponer al día, a la semana, al mes y/o al año; además de añadir posibles alternativas para cada uno de ellos. Como puedes apreciar, es elevada la cantidad total al año si se tuvieran esos gastos.

    Voy a poner como ejemplo mi caso con el tema de la comida en mi horario de trabajo. Voy de lunes a viernes a una oficina. No tomo café, así que mi gasto hormiga sería comprarme un té todos los días en la cafetería. Lo que hago es pillarme agua caliente de la máquina de café, que es gratis, y ponerle una bolsita de té que pone la empresa en la salita de descanso; ahí tengo ahorro máximo, cero euros gastados.

    A media mañana me como un tentempié. Podría optar por alguna chuchería de la máquina, pero en vez de eso siempre llevo algo de casa, y normalmente suelen ser frutos secos, así que me ahorro bastante, porque los suelo comprar en grandes cantidades, con lo que el ahorro es mayor.

    Con respecto a la hora de la comida, por la zona en la que trabajo los menús cuestan alrededor de unos once euros, lo que supone mucho dinero al mes, y ya no te digo al año. De los cinco días de la semana sólo tendría que comer fuera cuatro, porque los viernes salgo pronto y como en casa. Lo que yo hago es comer un día fuera y los otros tres llevo tupper con mi comida preparada, así cuido mi salud y mi bolsillo.

    En este caso, también incluyo una tabla para que visualices mejor la diferencia de gasto entre lo que podría ser y lo que en realidad me gasto, siendo consciente de que la mayoría de las veces hay alternativas más económicas.

    Aclaraciones: el gasto anual lo he calculado sobre 48 semanas, no sobre 52, porque le he restado las cuatro semanas de vacaciones laborales. Por otro lado, el gasto de snacks de todo un año está estimado pensando en un consumo aproximado de 3,75 € de frutos secos cada dos semanas, lo que multiplicado por 24 quincenas da un monto de 90 €. El menú anual está computado de la siguiente manera: 11 € cada semana (porque sólo como un día fuera), multiplicado por 48 semanas.

ejemplo_gasto
Tabla 2. Mis gastos hormiga en horario de oficina

Espero que te animes a revisar tus gastos y a reconocer todos tus gastos hormiga. Seguramente te vas a sorprender de la cantidad de dinero que malgastas en cosas sin importancia, y que podrías invertir en otras cuestiones más placenteras.

«Cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco» Benjamin Franklin

 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

¡No te pierdas nada!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Contenido minimalista que puede interesarte

Deja un comentario