Cómo aplicar el hygge para ser más feliz

Hygge (pronunciado como ju-ga) es un término acuñado por los daneses para referirse a esos pequeños momentos de felicidad del día a día; situaciones en las que una persona se siente cómoda, está tranquila, y se encuentra en un ambiente acogedor.

«Es bueno centrarnos en todos los días, porque nuestra vida consiste en lo cotidiano. Es bueno centrarse en mejorar el día a día.» Meik Wiking

minimalismo_hygge

¿Cómo aplicar el hygge en nuestra vida?

  • ENCUENTRA TU MOMENTO. Analiza tu día a día, y busca un ratito para estar contigo mism@ relajad@, y/o para hacer las cosas que te gustan; también puede ser que ese momento lo quieras tener en compañía de otras personas. Deberías intentar tener este espacio de tiempo todos los días.
  • HAZ VIDA SOCIAL EN CASA. Abre tu hogar a tus seres queridos, amig@s y familiares. Crea encuentros acogedores, en los que tod@s se sientan a gusto.
  • TEN UN AMBIENTE ACOGEDOR. Convierte tu casa en tu templo, así que procura que el sitio en el que vivas sea agradable: unas velas quizás, unas flores, algo de música,… Los pequeños detalles harán más especial ese ratito.
  • DESCONECTA. Deja a un lado el teléfono móvil, apaga la televisión, no pienses en el trabajo, ni en la política,… en fin… que sea un momento de calma. Aunque estés en compañía, también puedes tener un tiempo de desconexión; existen más temas de conversación sin ser los problemas y el estrés diario. La clave es pasar tiempo de calidad.
  • MEJOR SOL@ O CON POCAS PERSONAS. Este estado de bienestar lo puedes conseguir en soledad, pero también en reuniones con unos pocos amig@s o familiares; pocos, porque de esta manera se brinda más la oportunidad de conversar todos, y se evita la típica situación de varias conversaciones a la vez cuando el grupo de personas es mayor.
  • BUENA COMIDA Y/O BEBIDA. El hygge se puede conseguir con una buena comida, tanto disfrutando de la preparación como de la degustación; el slow food va muy ligado a esta filosofía. Además, tener un momento agradable de relajación con una bebida caliente es muy placentero. Hazte un café, un té, un chocolate calentito,… y si lo acompañas de unas ricas tortitas realfood… mejor que mejor. La cuestión es disfrutar del momento.
  • PONTE ROPA CÓMODA. Ante todo, para sentirse relajad@ es importante vestirse con ropa cómoda y que nos guste. Complicado sentirnos a gusto en una ropa que nos aprieta o no nos agrada.
  • HOBBIES. Hacer cosas que nos gusten también genera sentimientos de hyggelig. Ver una peli acurrucad@ con una manta, beber un té con tu pareja, pintar, leer un buen libro,…
  • VIVE EL PRESENTE. Sé consciente de los momentos placenteros que tienes a lo largo del día, aunque sean pocos, y muéstrate agradecid@ por tenerlos.

El hygge es toda una filosofía de vida, en la que lo importante es disfrutar de las cosas sencillas de nuestro día a día. Está muy relacionado con el minimalismo, en el que nos centramos en lo esencial de nuestra vida, y dejamos atrás las cosas que son accesorias y no nos aportan nada. Sin saber de la existencia de este término, yo ya tenía muchos momentos hyggelig a lo largo del día. Siempre intento ser consciente de esos pequeños detalles de la vida cotidiana que me generan felicidad:

  • Abrir las ventanas al comenzar el día y que toda la luz entre en mi hogar.
  • Comerme mi rico desayuno realfood cada mañana.
  • Viendo jugar a mi marido con nuestra pequeñaja.
  • Bebiendo un té calentito sentada en el suelo, en soledad o hablando con mi marido.
  • Bailando una canción.
  • Haciendo reír a mi bebé.
  • Comiendo una onza de chocolate (a partir del 85%, como una buena realfooder).
  • Un abrazo con alguien querido.
  • Un paseo descalza por la playa.

Si te das cuenta, la mayoría de las cosas que nos generan felicidad no cuestan dinero, porque suelen ser momentos y  experiencias que disfrutamos. Es una tendencia que resuena mucho conmigo y con mi actitud ante la vida. Y tú… ¿Qué opinión tienes al respecto? ¿Qué momentos te generan este sentimiento hygge?

 

¡Transforma tu vida!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Acepto la política de privacidad.

 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

2 comentarios en «Cómo aplicar el hygge para ser más feliz»

  1. ¡Hola, Esther!
    Pues hace un tiempo que conocía este concepto, aunque no cómo se pronuncia la palabra, jejej.
    Me gustó saber cuáles son tus momentos hyggelig (no sé si lo empleo bien), pero te dejo algunos míos:

    – el momento desayuno
    – leyendo un libro en mi cama por la noche
    – cuando cocino algo rico
    – cuando escribo
    – plan de peli y manta con un ser querido
    – reuniones familiares íntimas
    – conversando de la vida
    – mirar las estrellas
    – un abrazo sentido

    Hay muchos más, y realmente no cuestan nada.
    Un abrazo fuerte y sentido. Que sepas que es un gusto irte conociendo poco a poco.

    Responder
    • ¡Hola Yai! Lo esencial en esta filosofía es ser conscientes en todo momento de nuestros momentos de relax, y hacer que nuestro entorno nos acompañe; por eso lo de las velas y demás, y un sitio acogedor. Es una tendencia que creo que la gente debe conocer en estos tiempos que corren, aunque no sepan el nombre, sí deberían saber de este tipo de cosas de estar presentes, de saber disfrutar de un tiempo en soledad…
      Por cierto, coincido plenamente contigo en esos momentos hyggelig. ¡Un abrazo fuerte y sentido a ti también!

      Responder

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial