Retirarse antes de tiempo: el movimiento FIRE

La siglas FIRE significan Financial Independence Retire Early, o sea, Independencia Financiera y Retiro Temprano. Esto implica necesariamente un replanteamiento de nuestra forma de vida actual. ¿Estás haciendo lo que realmente te apasiona? ¿Vas encantad@ a tu lugar de trabajo? ¿Trabajas por obligación, sólo porque necesitas el dinero? ¿Qué harías con tu vida si no tuvieras que ir a trabajar cada día?

Esta tendencia combina varios aspectos clave: AHORRO, INVERSIÓN y TIEMPO. Hay que ahorrar mucho, invertir mucho y esperar que pase el tiempo para que el interés compuesto haga que nuestro dinero invertido vaya creciendo.

Conseguir la independencia financiera no implica necesariamente dejar de trabajar, sino tener la opción de hacerlo o no. Puede ser que una persona con independencia financiera siga haciéndolo, en un horario más reducido, en un proyecto que le ilusiona o seguir con su trabajo de siempre porque de verdad le gusta.

Esto ha sido muy criticado, pues implica que hay personas que se salen del camino establecido, huyen del consumismo y quieren vivir un estilo de vida sencilla, y sin tener que trabajar por obligación.

Este movimiento encaja muy bien con un estilo de vida minimalista, ya que para ser felices no necesitamos tener un montón de posesiones, sino disfrutar plenamente de nuestro tiempo haciendo lo que nos aporta valor. Menos es más: menos cosas implica más ahorro, menos estrés y más calma mental.

minimalismo_FIRE

¿Cómo alcanzar la Independencia Financiera?

1. CONTROL DE GASTOS. Como ya comenté en Cómo ahorrar (4): El control de gastos, es fundamental saber en qué nos gastamos el dinero que ingresamos.

    1. Hay que apuntarlo todo, llevar un registro minucioso de cada cosa que haga que nuestra cuenta vaya bajando. No subestimar los gastos hormiga («Cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco»).
    2. Analizar cada uno de nuestros gastos y reflexionar sobre su importancia.
    3. Recortar o suprimir gastos.

2. AHORRO. Tras haber hecho el control exhaustivo anterior, ya estamos preparados para empezar a pensar en ahorrar.

    1. Objetivo: conseguir al menos el importe de seis meses de gastos. Yo soy más conservadora, y ahorraría el equivalente de un año de gastos. De esta manera, estaríamos preparados para una eventualidad futura que implicara un elevado coste o la posibilidad de quedarnos sin trabajo.
    2. Establece un porcentaje de ahorro mensual y si puedes vete aumentándolo. Automatiza con tu banco el traspaso de una parte de tus ingresos mensuales a otra cuenta, y gasta lo que te quede. Los más fieles al movimiento consiguen incluso llegar al 50% de ahorro, que no está nada mal. No obstante, la cantidad a ahorrar depende de cada persona, de sus gastos, de sus necesidades y su estilo de vida; no te frustres si de primeras no ahorras nada… poco a poco y con constancia se consiguen resultados.

3. INVERSIÓN. Sólo con ahorrar sería imposible la libertad financiera. Por lo tanto, hemos de invertir con inteligencia, teniendo una cartera de inversión que se ajuste a nuestros objetivos y nuestro perfil de riesgo. Recordatorio: no huir cuando bajen rentabilidades, hay que pensar siempre en el largo plazo.

    • La mejor estrategia son los fondos de inversión, ya que nos permiten invertir nuestros ahorros de manera diversificada y sin ser unos expertos en finanzas. Además, los fondos indexados tienen menos costes, y a la larga hacen que nuestro dinero crezca más.

4. TIEMPO. Ser perseverante y seguir ahorrando e invirtiendo. El largo plazo es clave.

La regla del 4%

Esta regla se refiere al porcentaje de dinero que podríamos retirar al año de nuestras inversiones sin que se nos acabe el dinero, pues el resto que no se saca seguiría rentabilizándose. A este porcentaje también se le conoce como tasa de retiro.

Pongamos como ejemplo una persona cuyos gastos anuales son de 12.000 €. Tengamos en cuenta los impuestos. En España a partir de 50.000 € el impuesto de rendimientos del capital es de un 23%. Entonces podríamos retirar cada año: 12.000 / (1-0,23) = 15.584 €.

  • Si la tasa de retiro fuera del 4%:
    • 1/4% = 25
    • 25 x 15.584 = 389.600 €
  • Si la tasa de retiro fuera del 3,5%:
    • 1/3,5% = 28,6
    • 28,6 x 15.584 = 445.702 €
  • Si la tasa de retiro fuera del 3%:
    • 1/3% = 33
    • 33x 15.584 = 514.272 €

Esta regla del 4% tiene matices, así que para tener más seguridad financiera, yo calcularía el dinero que necesitamos para conseguir la libertad financiera con una tasa de retiro del 3%.

Objetivo SMART de ahorro

Cualquier objetivo que nos propongamos tendría que cumplir con cinco aspectos, que coinciden con las siglas SMART. Esto nos ayuda a tener un esquema mental claro de lo que queremos, y además nos mantiene motivad@s. Por consiguiente, si nuestra meta es el ahorro deberíamos tener en consideración que nuestro objetivo ha de ser:

  • SPECIFIC (ESPECÍFICO) -> QUÉ 
    • Cuánto dinero tengo que ahorrar sabiendo mis gastos anuales y mi tasa de retiro.
  • MEASURABLE (MEDIBLE) -> CUÁNTO
    • Cuánto dinero me falta para conseguir la independencia financiera.
  • ATTAINABLE (ALCANZABLE) -> CÓMO
    • Teniendo en mente cuándo quiero retirarme, ¿mi porcentaje de ahorro y la rentabilidad esperada de mi cartera son los adecuados?
  • RELEVANT o REALISTIC (RELEVANTE O REALISTA) -> CON QUÉ
    • Qué razones tengo para conseguir la independencia financiera y/o querer retirarme antes.
  • TIMELY (DELIMITADO EN EL TIEMPO) -> CUÁNDO
    • Cuándo más o menos podría lograr la independencia financiera.

Algunas consideraciones a tener en cuenta

  • ABRAZA LA FRUGALIDAD. Gasta en aquello que te haga feliz y te aporte valor. Cuantas menos necesidades tengamos para vivir, más cerca de la libertad financiera estaremos.
  • GANAR MÁS NO IMPLICA GASTAR MÁS. Tener mayores ingresos no debe significar necesariamente que tengamos mayores gastos. No tengas un estilo de vida inflacionista.
  • DI NO AL CONSUMISMO DESMEDIDO. Nos han hecho creer que la felicidad va ligada al consumismo, pero esto no es verdad. Olvida los caprichos inútiles. Consume de manera consciente y responsable.
  • NO PASES NECESIDADES. Esto no va de pasar privaciones para que luego puedas disfrutar cuando te jubiles. Planifícate bien y gasta tu dinero en aquello que te haga feliz.
  • NO TE ENDEUDES. Si necesitas comprar algo, ahorra antes de adquirirlo; no pidas un préstamo, porque al final con los intereses te acaba saliendo más caro.

«No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas». Séneca

Este movimiento me encanta. Me hace cuestionarme muchas cosas y reflexionar sobre mi vida. Por otro lado, intentar conseguir este gran reto es ilusionante y no me supone un gran sacrificio, pues intento vivir acorde a mis ideales y por el camino aprendo mucho sobre finanzas, minimalismo y frugalidad. Tengo objetivos muy claros, y si no consigo la libertad financiera, al menos soy consciente en todo momento de qué me aporta valor y a dónde va mi dinero. Además, lo invertido puede servir como complemento a la futura pensión que recibamos, si es que la hay.

Si lo consiguiera, vendría el reto de ocupar mi tiempo con cosas que me apasionan: deporte, manualidades, naturaleza, familia, lectura, aprender cosas nuevas,… Hay tanto por conocer… Eso sí, buscando opciones menos consumistas, pero que me aporten gran satisfacción personal.

Si te interesan algunas ideas más con respecto al ahorro, aquí tienes otros posts relacionados:

Ideas para ahorrar dinero
RETO 5: Ahorra en tu cocina y no tires más comida
Cómo ahorrar (1): Reduce tus gastos hormiga
Cómo ahorrar (2): Regla 50/20/30
Cómo ahorrar (3): El método de las 52 semanas
Cómo ahorrar (4): El control de gastos
Cómo ahorrar (5): El método de las seis cuentas
Cómo ahorrar (6): Invierte a largo plazo (fondos indexados)

¿Qué te parece este movimiento? ¿Te unes? ¿Qué harías con tu vida si tuvieras la libertad de hacer lo que quisieras?

 

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial