6 recetas de avena nocturna para simplificar tu dieta

La avena es un alimento muy completo, muy nutritivo, con mucha fibra y que aporta una gran cantidad de energía. Para comenzar el día es de lo mejorcito que hay, y no hay un día que en mi desayuno no haya avena: como avena nocturna dejándola preparada la noche anterior, mezclándola con yogur por la mañana o también en mi granola realfooder.

Como minimalista que soy, priorizo todo aquello que me aporte valor, y en cuanto al tiempo que le dedico a temas de cocina, intento ser práctica, porque no dispongo de mucho tiempo.

Si quieres seguir una dieta minimalista, la avena nocturna o también llamada overnight oats puede ser tu gran aliada. La avena nocturna es una manera de consumir avena, sin tener que cocinarla previamente; tan sólo tienes que dedicarle unos minutos la noche anterior y a la mañana siguiente ya tendrás el desayuno preparado.

La avena nocturna se ha hecho muy popular en redes sociales, porque es una preparación muy vistosa. Yo es una receta que preparo como parte del meal prep de la semana. Dejo dos o tres listos en la nevera, para dos o tres días, lo que me ahorra mucho tiempo por las mañanas.

dieta_minimalista_avena

Cómo se prepara la avena nocturna

Es super fácil. Sólo tienes que mezclar bien los distintos ingredientes en un recipiente, cerrarlo y meterlo en la nevera durante la noche, o al menos 4 horas. Y por la mañana, tan sólo tienes que cogerlo y desayunar: directamente del envase o lo puedes poner en un bol. Si tienes algo de tiempo, puedes añadir algunos toppings por encima.

Las recetas de avena nocturna son totalmente customizables, y puedes adaptarlas a tu dieta específica. Por ejemplo: si eres [email protected] usa copos de avena sin gluten, y si eres intolerante a la lactosa puedes optar por una leche sin lactosa, o bebidas vegetales, o leche de coco.

La base de la avena nocturna

Tan sólo necesitas media taza de copos de avena y media taza de leche o bebida vegetal. Si quieres, también puedes añadir medio vasito de yogur y una cucharada de semillas de chía, para dar un extra de cremosidad y espesor; pero estos dos ingredientes son opcionales.

Meter los ingredientes en un recipiente y remover hasta que esté bien mezclado. Cerrar el envase y meter en la nevera mínimo cuatro horas.

Esta es la receta básica de la avena nocturna. Luego puedes añadir distintos toppings para aportarle más nutrientes y sabor. Puedes incluir frutas, semillas, frutos secos, cremas de frutos secos, cacao en polvo, trocitos de chocolate, proteína en polvo, etc. Las posibilidades con la avena nocturna son infinitas y deliciosas.

Recetas de avena nocturna

También tienes la opción de hacer avena nocturna de distintos sabores, añadiendo ingredientes a la mezcla que va a ir a la nevera; y una vez vayas a consumirla, puedes incluir o no algunos toppings.

Avena nocturna

1. Plátano y cacao

Prepara la base de la avena nocturna. Añade medio plátano machacado y una cucharada de cacao en polvo. Decora con rodajas de plátano y virutas de chocolate.

2. Fresas y crema de cacahuete

Prepara la base de la avena nocturna. Añade una cucharada de semillas, las que prefieras. Yo suelo comprar mix de distintas semillas, y que contenga semillas de lino molidas. Meter también 4 fresas cortadas en cubos y una cucharada de crema de cacahuete. Decorar con fresas y crema de cacahuete.

3. Arándanos

Prepara la base de la avena nocturna. Añade media taza de arándanos (pueden ser congelados). Decorar con almendras.

4. Manzana y canela

Prepara la base de la avena nocturna. Añade media manzana rallada o en trocitos, más media cucharadita de canela. Decorar con nueces.

5. Proteína en polvo y fresas

Prepara la base de la avena nocturna. Añade 4 fresas en trozos, un cacito de proteína en polvo (25 gramos) y una cucharada de almendras en cachitos. Nosotros solemos usar proteína en polvo de la marca Myprotein: tienen un alto porcentaje de proteínas, muy poca cantidad de edulcorantes y un montón de sabores riquísimos. Decorar con una cucharada de yogur natural, fresas y almendras.

6. Mermelada de frutos rojos y crema de cacahuete

Prepara la base de la avena nocturna. Añade dos cucharadas de crema de cacahuete y mermelada de frutos rojos. Puedes hacerla tú [email protected] (llevar al fuego un puñado de frutos rojos frescos o congelado, remover de vez en cuando y añadir una cucharada de semillas de chía; dejar enfríar para consumir). Decorar con anacardos.

«La avena es de los mejores cereales que se pueden comer.» Aitor Sánchez

Espero que te hayan gustado estas recetas de avena nocturna, y que las pruebes, están riquísimas, y hay infinitas conbinaciones. ¿Ya incluyes la avena en tus desayunos? ¿Con cuál te quedas de estas que te propongo? Si ya conocías esto, ¿tienes alguna receta de avena nocturna que quieras compartir?

¡Déjame unas estrellitas! ¡Gracias!
(Votos: 0 Promedio: 0)
 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

¡Transforma tu vida!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Contenido minimalista que puede interesarte

Deja un comentario