RETO 38: Tus zapatos no son bienvenidos en casa

Hace tiempo que en casa dejamos los zapatos en la entrada, no caminamos con ellos por la casa, no los metemos dentro, simplemente al llegar nos los quitamos y nos ponemos las pantuflas o simplemente andamos descalzos. Así que para que otras personas vean los beneficios que esto supone, he pensado que el reto de esta semana va a consistir en esto. No metas tus zapatos en casa, quítatelos al entrar y déjalos en una zapatera o en la misma entrada.

minimalismo_zapatosfuera

Beneficios de quitarse los zapatos al entrar en casa

  • SUELOS MÁS LIMPIOS. No caminar en casa con los zapatos que hemos llevado por la calle nos ha supuesto que tengamos que limpiar mucho menos el suelo, porque ya no hay tanta porquería. Se ve más limpio, y lo notamos muchísimo. Es más, como es algo que sólo hacemos nosotros, y que no imponemos al resto de personas que entran en casa, cada vez que viene visita notamos que el suelo está más sucio.
  • MENOS BACTERIAS. Al vetar la entrada a los zapatos que hemos llevado en la calle reducimos que muchas bacterias del exterior entren en casa. Piensa que la gente tira mucha basura, que hay personas que escupen al suelo, que otr@s no recogen las cacas,… todas estas cosas las podemos pisar y por consiguiente meter en casa.
  • MÁS SALUD. Como ya comenté en el post del grounding, andar descalzos conlleva muchos beneficios: estimulación de los músculos del pie, reducción de la ansiedad y el estrés, mejora de la circulación sanguínea,…

¿Dónde dejamos los zapatos?

La verdad es que aquí sí que tengo que darle una vuelta, porque en mi casa no tenemos una entrada muy acogedora, y tampoco hemos querido añadir más muebles, así que los dejamos tal cual en la entrada, apartados en una esquina. Eso sí, intentamos que no se acumulen muchos pares, y que no parezca que tenemos una exposición de zapatos en venta.

Entre las opciones que hay para poner los zapatos:

  • El suelo de la entrada, como hacemos nosotros.
  • Una zapatera.
  • Un palet de madera.
  • Colgador de pared.
  • Una bandeja de madera con piedras blancas.
  • Cajas de madera.

¿Y qué hacemos con los invitad@s?

Afronta este reto con determinación, para que puedas ver los beneficios que supone. Por eso, a las personas que entren en tu casa háblales abiertamente sobre el reto que te has propuesto llevar a cabo. Además, en tiempos del coronavirus, no creo que les parezca extraño que quieras dejar bacterias fuera de tu hogar; y seguro que algun@s se apuntan a hacer el reto contigo.

Es una oportunidad de compartir un nuevo hábito con amig@s y familiares, y de crear unos encuentros más acogedores. Todos en calcetines o en zapatillas de andar por casa, verás que de repente resulta más cálido.

«Pregúntate si lo que haces por tu casa hoy te está acercando al hogar que quieres mañana».

¿A qué esperas para experimentar con todas las ventajas que supone el prohibir la entrada en tu hogar de los zapatos que han estado en la calle? Únete al reto de esta semana, y comprobarás por ti mism@ que no se acumula tanta suciedad en tu suelo. Coméntame tus impresiones: ¿cómo vas a poner en práctica el reto? ¿dónde vas a poner tus zapatos? ¿te da cosa decirle a los invitad@s que se descalzen al entrar en tu casa? Por supuesto, si se te ocurren nuevos retos, también me lo puedes decir en los comentarios. ¡A por la semana!

 

¡Transforma tu vida!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Acepto la política de privacidad.

 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

2 comentarios en «RETO 38: Tus zapatos no son bienvenidos en casa»

  1. Hola, Esther.

    Este reto me encanta, porque me gusta descalzarme en general (en según qué sitios), y se nota la calidez que dices. De repente me siento casi como en casa, más cómoda, y además está lo que comentas de las bacterias, que en realidad no es muy higiénico, la verdad.
    Un buen reto. Me encantan tus ideas, aunque tampoco sabría si comprar un mueblito para zapatos (tampoco soy muy de comprar), pero vamos, que me gusta mucho. Un abrazo.

    Responder
    • ¡Hola Yai! En casa estamos tan acostumbrados a andar por casa descalzos o en calcetines que se nos haría raro no hacerlo, como que estaríamos ensuciando todo de la calle, y encima ahora con la niña que está todo el día en el suelo, pues es más higiénico para ella este sistema. ¡Un saludo!

      Responder

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial