BLW – Calendario de comidas segundo mes

Continuamos con el calendario del segundo mes de la Alimentación Complementaria BLW de nuestro bebé. La verdad es que comenzamos esta andadura un poco como experimento, muy ilusionados, y nos está encantando. Son grandes los avances con respecto al primes mes; la cosa ha mejorado mucho: tanto la aceptación de los alimentos como la habilidad en comerlos.

minimalismo_blw2

Calendario alimentos BLW introducidos el segundo mes

La lista de los diez primeros alimentos la puedes encontrar en el calendario de comidas del primer mes. Ahí también encontrarás dos descargables que pueden serte útiles para tener registrados los alimentos introducidos.

En la siguiente tabla expongo los diez alimentos ofrecidos en el segundo mes, acompañados por sus valores nutricionales con respecto al hierro y la vitamina C. El hierro porque a partir de los seis meses las reservas de hierro de los bebés empiezan a disminuir, y la leche materna es deficitaria en este componente; y la vitamina C porque ayuda en la absorción del hierro.

Minimalismo_valornutricional_2
Tabla. Valor nutricional alimentos segundo mes (hierro y vitamina C)

En este segundo mes nos hemos centrado en alimentos que consumimos mucho en casa. Al final ese es el objetivo, que al cumplir el año ya coma lo mismo que comemos nosotros. Así que como cada mes es una oportunidad para que conozca diez nuevos alimentos nos lo pensamos mucho a la hora de introducir nuevos.

Por supuesto, durante este segundo mes no sólo ha comido estas diez cosas, sino que también las diez del primer mes, con lo que ya ha probado 20 ingredientes diferentes y hemos empezado a hacer mini recetas.

Apuntes sobre los alimentos introducidos

1. POLLO

Hemos cocinado el pollo cociéndolo en agua, y luego lo hemos deshilachado para que le resultara más fácil. Algún día también se lo hemos pasado un poco por la sartén con aceite de oliva virgen extra, también deshilachado. Tener en cuenta que si lo pasas por la sartén que no quede muy chamuscado, porque entonces se quedan partes duras y les es más complicado.

2. PESCADO

El pescado lo hemos cocinado siempre a la plancha con un poco de aceite de oliva virgen extra. Cuando le incluimos el ajo pudimos hacer también un majado de AOVE con ajo para que tuviera más sabor.

3. TOMATE

A nuestra hija le encanta. Si hay tomate es lo primero que pilla. Se lo ofrecemos en cuartos sin piel, para que no se le quede pegada en el paladar. También se lo hemos dado como salsa de tomate. Para la salsa de tomate simplemente lo pasábamos por la sartén un ratito y luego lo molíamos con la batidora. Para desayunar también lo hemos hecho triturado al natural.

4. TERNERA

La carne nos daba miedo dársela, por eso de que se pudiera atragantar. Así que le hemos comprado ternera picada o molida (en el momento en la carnicería, no en un paquete o lata ya preparado). Con esa ternera le hemos hecho hamburguesitas que hemos mezclado con brócoli. Doy fe de que están buenas, porque nos hicimos también para nosotros.

5. PASTA INTEGRAL

La pasta que le hemos dado han sido macarrones integrales, pero unos grandotes que venden, no los normales pequeños. De esta manera le resultaba más fácil el cogerlos. Con tres macarrones nos bastaba. Los hemos hecho solos con aceite de oliva virgen extra y también con salsa de tomate.

6. ARROZ

Nosotros no consumimos arroz integral, algo que me apunto para cambiar, así que le hemos dado arroz basmati y arroz blanco normal. Acordarse de hacerlo sin sal. Todavía estamos ajustando las cantidades, porque un tercio de vaso de arroz para ella, aunque esté tres días comiendo arroz, sobra demasiado.

7. PAN

Con el pan éramos un poco reacios, por el tema de la sal. Al final hemos encontrado un pan tipo alemán, que tiene muy poca sal. Se lo hemos dado solo, y también con tomate triturado para desayunar. Por supuesto, le encanta; yo creo que el pan le tiene que gustar a todos los niños.

8. MANZANA

La manzana en crudo no se recomienda dar con este sistema del BLW, porque es dura y se puede atragantar. Así que se la hemos hecho al microondas, por no disponer de horno estos días. Se corta en rodajas, se pone un poco de agua en un plato y se lleva dos o tres minutos al microondas; hasta que se vea que está blandita. Luego se deja enfriar y se guarda en la nevera. En nuestro caso no ha tenido mucho éxito, puede que no se la hayamos dejado lo suficientemente blanda. Probaremos a hacerla asada.

9. CEBOLLA

La cebolla se la hemos ofrecido en salsa de tomate, para acompañar la pasta y el pescado. También en hamburguesitas de calabacín y cebolla. Para prepararlas sólo tienes que cortar la cebolla pequeñita, pasarla por la sartén con AOVE hasta que esté pochada; luego rallar el calabacín. Mezclar la cebolla y el calabacín con harina integral (yo lo hice con gofio, porque era lo que tenía). Luego pasar por la sartén haciendo forma de hamburguesitas. Muy ricas, a ella le encantaron y a mí también.

10. AJO

El ajo puede parecer un poco tonto, pero es que hay tantas cosas que se hacen con ajo… Se lo ha comido con el arroz, en la salsa de tomate, y también en el tomate triturado del desayuno. No ha puesto caras raras, puede que ni lo haya notado.

Algo de motivación para los padres

Cuando has estado seis meses dando el pecho, con lo fácil y accesible que es, iniciar la alimentación complementaria puede resultar duro. Y más complicado si te animas con el Baby Led Weaning (BLW); tienes que pensar cómo le ofreces los alimentos, lidiar con el miedo a que no se atragante, enfrentarte a familiares que te dicen que lo mejor son los purés y triturados…

Pero que nada de esas cosas te desmotive. El primer mes es el más complicado, ya el segundo se nota la diferencia; e irá a mejor con el paso de los meses. A nuestra niña alimentos que antes no le gustaban ahora le encantan; es más proclive a probar las cosas nuevas que le ponemos, y las caras raras ya no las pone.

Con este sistema, sabemos que está comiendo de una manera saludable; en nuestro caso, dos meses de nada de «comida para bebés» ni pasillos específicios del supermercado, algo que nos hace sentir muy orgullosos. Si no llevas una vida sana con respecto a la alimentación, este es el momento ideal, la hora de ponerte las pilas ha llegado. Tanto los padres como los bebés pueden disfrutar de la hora de la comida; hay miles de preparaciones y recetas interesantes que ellos pueden comer, y los adultos también.

Cada hogar es un mundo, y no todos cocinamos lo mismo ni nos basamos en los mismos ingredientes. No te vuelvas loc@ con alimentos raros que ni tú comes; busca aquellos que tú consumas, alimentos reales, y poco a poco ve dándoselos. Lo ideal sería que en algún momento tu comida y la del bebé sea la misma, con adaptaciones: la sal y el tamaño del alimento.

No te obsesiones con el número de comidas. El primer mes andábamos preocupados porque muchas veces sólo le dábamos una comida al día. Sin embargo, el segundo mes ya han sido dos y hasta tres veces; ya tenemos más alimentos que ofrecer, y muchas de nuestras comidas (algunas adaptadas) ya puede comerlas. Es un proceso, y a medida que haya más alimentos en su dieta, más ocasiones tendrás de dárselos. Recuerda que esto es la alimentación complementaria; la leche sigue siendo lo fundamental, sin horarios y a demanda.

Tampoco tengas altas expectativas con respecto a la cantidad ingerida; nuestra hija come pero siempre se deja algo en el plato. Tienes que estar atent@ a sus señales de saciedad, nada de forzar ni obligar; ellos saben perfectamente cuándo no tienen hambre. Ten en cuenta que los padres siempre vamos a ponerles de más, pero eso no significa que tengan que limpiar el plato.

Lo que otros niños coman no tiene que ver con lo que come tu hij@. Todos son diferentes, sus necesidades calóricas tampoco son las mismas. Además, puede ser que otros niños se coman un potito entero pero con el sistema de engañarles con el avioncito y metiéndoles la cuchara cuando se despistan. Tranquilidad, confía en tu bebé, si con la leche no ha pasado hambre, ahora tampoco lo hará.

«La responsabilidad de los padres se limita a ofrecer una variedad de alimentos sanos. La responsabilidad de elegir entre esa variedad y decidir la cantidad que ingiere de cada uno no corresponde a los padres, sino al hijo.» Carlos González

 

 

¡Transforma tu vida!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y sé el primero en recibir el artículo semanal para seguir en el camino del cambio. Menos es más.

Acepto la política de privacidad.

 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial