Haz tus propios germinados

Me he estado informando acerca de la microbiota, de lo importante que es mantenerla en óptimas condiciones; y resulta que los germinados son un excelente alimento probiótico, lo que quiere decir que contienen microorganismos vivos que ayudan a la salud de las bacterias buenas de nuestro cuerpo, ya que sirven como alimento a dichas bacterias, lo que ayuda a mantener el equilibrio de la flora intestinal. El aparato digestivo actúa como una barrera de defensa ante agentes externos, así que alimentar correctamente las bacterias que van a luchar contra esos ataques es crucial.

Los germinados no son más que semillas que empiezan a florecer. Las semillas en sí son difíciles de digerir, porque para protegerse de los animales que quieren comérselas estas liberan antinutrientes. Pero una vez que empiezan a germinar, el potencial de la planta empieza a surgir, y es ahí donde podemos aprovecharnos de sus múltiples beneficios.

Germinados caseros

¿Qué aportan los germinados?

  • Más digestivos que las semillas enteras.
  • Pocas calorías.
  • Los de legumbres contienen la proteína completa.
  • Vitaminas B, C, E, K, beta carotenos, clorofila, calcio, potasio, hierro, ácido fólico, zinc, magnesio.
  • Fortalecen el sistema inmunológico.
  • Propiedades antioxidantes.
  • Recomendado para personas con anemia.

Mi experiencia con los germinados

En mi caso, he empezado a experimentar con los germinados de judías mungo (también llamada soja verde) y los germinados de lentejas. Los de lentejas tienen mucha proteína, hierro y vitamina C; y los de judías mungo son ricos en vitaminas A, B y C.

Pasos que he seguido para germinar

  1. Por la mañana pongo en remojo las semillas con agua caliente. Reutilizo dos botes de cristal, y los tapo con un trozo de servilleta con agujeros; cojo un elástico para sellar bien la servilleta.
  2. Por la noche los escurro, los remojo con agua limpia y los vuelvo a escurrir. Dejo tapados hasta el día siguiente.
  3. El segundo día, ya empiezan a aparecer tímidamente los primeros brotes. Vuelvo a enjuagar con agua limpia y a escurrir. Hacer esto por la mañana y por la noche.
  4. El tercer día, lo mismo que el anterior. Enjuagar con agua limpia y escurrir. Hacer esto por la mañana y por la noche.
  5. El cuarto día, lo mismo que el anterior. Enjuagar con agua limpia y escurrir. Hacer esto por la mañana y por la noche.
  6. El quinto día, lo mismo que el anterior. Enjuagar con agua limpia y escurrir. Hacer esto por la mañana y por la noche.
  7. El sexto día, lo mismo que el anterior. Enjuagar con agua limpia y escurrir. Hacer esto por la mañana y por la noche.
  8. El séptimo día, lo mismo que el anterior. Enjuagar con agua limpia y escurrir. Hacer esto por la mañana y por la noche.
  9. El séptimo o el octavo día, sacar los germinados del bote para lavarlos bien. Para extraer mis germinados he tenido que ayudarme de un tenedor, porque era difícil sacarlos, había muchísimos. Extenderlos en un paño limpio y dejar que se sequen bien; yo además he ido presionando otro paño encima para ir retirando la humedad.
  10. Cuando estén secos los germinados, introducirlos en otro recipiente apartando los que veamos más feos o estropeados, y conservar en la nevera como máximo hasta una semana.
  11. CONSEJO: por si no te acuerdas de enjuagar las semillas dos veces al día, ponte dos alarmas o coloca los recipientes en un lugar visible, para que sea más difícil olvidarte.

minimalismo_comohacergerminados

Los germinados son estupendos para elaborar ensaladas más variadas, también en revueltos de verduras, para acompañar a la pasta,… Tienen una textura crujiente y suave, y quedan deliciosos en muchas recetas. Prueba diferentes combinaciones de recetas con tus germinados, tanto en crudo como cocinados, y aprovecha todas sus propiedades.

Aclaración con los germinados de lentejas: han de cocinarse al vapor o en agua de 5 a 10 minutos, porque pueden resultar un poco indigestas si se consumen en crudo.

Germinados zero waste

Olvídate de superalimentos de moda y costosos, ya que los germinados son un alimento super top, y además los puedes hacer tú [email protected] La elaboración de tus propios germinados es una forma de ahorrar dinero en la compra del supermercado, porque si te fijas los germinados suelen tener precios elevados.

Por otra parte, y enlazado al ahorro económico, está la parte de la sostenibilidad. Algunos germinados vienen en botes de cristal, pero también los puedes encontrar envueltos en plástico. De esta manera, reducirás residuos y aprovecharás los botitos que tengas por casa.

«Somos lo que comemos, pero lo que comemos nos puede ayudar a ser mucho más de lo que somos.» Alice May Brock

Anímate a experimentar con los germinados de distintas semillas, es algo mágico ver que cada día van abriéndose las semillas. A mí me trae recuerdos de mi niñez, cuando ponía lentejas entre algodones húmedos, en vasitos blancos de plástico. Qué alegría cuando iban creciendo… Cuéntame en los comentarios tu experiencia con los germinados, si usas algún otro método, en qué recetas los añades,… y cualquier cosa que quieras compartir.

 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

¡No te pierdas nada!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Contenido minimalista que puede interesarte

Deja un comentario