RETO 17: La carne ni olerla

Esta semana me apetece proponer un reto de alimentación, con motivo de que la semana pasada se celebró la Semana Mundial Sin Carne. En la actualidad se consume demasiada carne, tanto procesada como no procesada, y no es recomendable comerla en exceso, puesto que está asociado a un mayor riesgo de contraer enfermedades. Tienes por delante una semana en la que debes evitar comer cualquier tipo de carne: ni pollo, ni cerdo, ni ternera, ni por supuesto embutidos.

Me voy a basar en tres enfoques para argumentar la eliminación del consumo de carne en tu dieta durante siete días.

minimalismo carne

1. Salud

La Organizacación Mundial de la Salud ha declarado que el consumo excesivo de carne roja y carnes procesadas aumenta las probabilidades de contraer algunos tipos cáncer, obesidad y/o diabetes. Aunque sí que es cierto que la OMS recomienda la disminución en el consumo, no su eliminación; pero un reto es un reto, por eso propongo no comer nada de carne ni carnes procesadas durante al menos siete días.

Hay muchos beneficios que te puede aportar tener una dieta sin carne:

  • Mejora tu salud cardiovascular
  • Reduce el colesterol malo
  • Baja el riesgo de hipertensión
  • Reduce las posibilidades de tener diabetes tipo 2
  • Mejora las digestiones
  • La piel está más bonita

Además, también está el tema de los químicos y fertilizantes que se usan en el suelo para hacer plantaciones de pasto para los animales; y los antibióticos con los que muchos animales son tratados. ¿Nada de eso acaba en nuestro plato? Me cuesta imaginar que no sea así.

Por otro lado, seguro que tienes algún amigo o amiga que es [email protected], o [email protected], o [email protected] o no come carne. ¿No te gustaría ponerte en su piel y saber lo que se siente al no comer carne? Las personas que siguen este tipo de alimentación han de estar todo el tiempo justificando que hay otras fuentes de proteínas y hierro; ten por seguro que no sólo están presentes en la carne.

Es indudable que tendrás que seguir una dieta saludable y basada en comida real. Digo esto por aclarar que ojito con lo que compramos en el supermercado bajo los reclamos de Veggie, apto para veganos y cosas por el estilo, ya que en su mayoría se trata de productos ultraprocesados. De hecho, puedes aprovechar este reto y enlazarlo con otro que propuse hace un tiempo: Adiós ultraprocesados ¡Hola realfooding!

2. Sostenibilidad

Los animales de pastoreo producen una enorme cantidad de gases de efecto invernadero, que son contaminantes. Además, se deforestan muchos bosques para usar esos terrenos en la ganadería intensiva. Es un desastre medioambiental: se degrada el suelo y además se contamina también el agua y muchos animales pierden su hábitat natural. Por tanto, al no consumir carne estaríamos ayudando a mantener un planeta un poco más sostenible.

Por otra parte, deberíamos tener en cuenta que la explotación actual de los animales conlleva mucho sufrimiento detrás: las condiciones en las que están, el tipo de alimentación que reciben, el trato que tienen, la separación de las crías, el sacrificio de las crías con poca edad, engordarles sin piedad, animales destinados a reproducción, maltrato animal,…

Aunque continúes luego con tu ingesta habitual de carne, debes ser consciente de lo que hay detrás de esta industria.

3. Ahorro

No sé si eres consciente de esto, pero la carne es un producto caro. Por consiguiente, la sustitución de su consumo por verduras y legumbres hará que tu bolsillo lo note; y además, si llevas un control de tus gastos notes que en el periodo en el que no comes carne aumenta el dinero ahorrado.

Alternativas a la carne

Se puede vivir sin comer carne y aún así mantener una salud de hierro. Hay muchas alternativas a la carne, que además te aportarán mucho más: fibra, antioxidantes, hidratos de carbono,…

Aquí tienes una lista de fuentes vegetales ricas en proteínas:

  • Champiñones
  • Garbanzos
  • Cacahuetes
  • Pistachos
  • Lentejas
  • Soja
  • Quinoa
  • Guisantes

En mi caso, sí que soy consumidora de carnes blancas, sobre todo de pollo; y también como pescado. Por otro lado, apenas ingiero carnes rojas. Con respecto a los embutidos y demás carnes procesadas sí que es verdad que no como nada. ¿Será porque me cansé de buscar el porcentaje de carne que tenían entre la larga lista de ingredientes?

«No hay nada que beneficie más la salud humana y aumentar las posibilidades de supervivencia en La Tierra como la evolución hacia una dieta vegetariana.»

Albert Einstein

¿Qué te parece el reto de esta semana? Te animo a intentarlo, no tienes nada que perder, y sí mucho que ganar. ¿Complicado? ¿O ya no consumes carne? Cuéntame tu experiencia y todo lo que te apetezca compartir. Por supuesto, si se te ocurren nuevos retos, pues también me lo puedes decir en los comentarios, para añadirlos en las próximas semanas.

 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

¡No te pierdas nada!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Contenido minimalista que puede interesarte

2 comentarios en «RETO 17: La carne ni olerla»

  1. Me encanta la frase y el reto. Me parece genial esta propuesta. En mi caso, aún como pescado ocasionalmente, pero no consumo carne blanca ni roja. Tienes toda la razón en que aunque después del reto se quiera seguir a una dieta con carne, hay que ser conscientes de lo que conlleva, lo que hay detrás no es tan bonito pero estamos acostumbrados al pensamiento de que un plato sin carne está incompleto, y es un mito o una mentira como una casa.

    En fin, totalmente feliz con este reto, que más que hacerlo yo, que ya lo hago, lo comparto.

    Un abrazo.

    Responder
    • ¡Hola Yai! Creo que es un reto muy interesante, y con el que nos damos cuenta que se puede vivir sin carne perfectamente y tener una dieta equilibrada. Pero claro, hay que ponerle ganas e interés. Yo por ejemplo cada vez consumo menos carne y más legumbres, y me encuentro muy bien. Las legumbres son una excelente fuente de proteínas y hay mil maneras de comerlas. Como siempre ¡gracias por leerme!

      Responder

Deja un comentario