RETO 34: Minimalismo para principiantes: empieza por un mueble

El reto de esta semana lo vamos a centrar en el minimalismo material. Sé que puede resultar abrumador querer empezar a hacer limpieza de cosas y no saber ni por dónde empezar. Es por eso que te propongo que vayas poco a poco: simplemente elige un mueble y dedica estos siete días a revisar su interior. Echa un vistazo a tu alrededor y escoge el mueble que más rabia te dé, o el que más te apetezca minimizar. De primeras no optes por un mueble que te agobie demasiado empezar a mirar, ya que el objetivo es comenzar a deshacerte de cosas, y que te sirva de motivación para continuar con el resto de la casa.

minimalismo_mueble

Preguntas que puedes hacerte para minimizar tus cosas

  • ¿He usado este objeto este año? ¿Cuántas veces? Si no lo has usado durante este año, o lo has hecho muy pocas veces, puede que no te esté siendo de utilidad.
  • ¿Me hace feliz? Guardar cosas que no te encanten no tiene sentido.
  • ¿Se adapta a mi estilo de vida actual? Puede que estés almacenando cosas que antes sí que usabas mucho, pero ahora ya no.
  • ¿Lo guardo porque me costó mucho dinero? No pienses en lo que te has gastado en cada objeto, porque entonces no te vas a quitar prácticamente nada. Si ya no te aporta valor, te debe dar igual el valor monetario.
  • ¿Conservo esto porque es un regalo? No te apegues a las cosas que te han regalado si ya no te gustan. Las personas que te hicieron esos regalos no querrían que conservaras cosas si no te gustan, y además, seguramente ni se van a enterar si las quitas. Por ejemplo: las típicas fotos de comunión de tus sobrinos de hace tropecientos años… ¿de verdad crees que se van a ofender si quitas esas fotos?
  • ¿Lo volvería a comprar? Este es un buen indicativo para saber si algo te despierta mucho interés. Si te lo imaginas en el escaparate de una tienda y no crees que lo comprarías, no lo guardes.
  • ¿En qué estado se encuentra? Si está en mal estado (estropeado, roto, desgastado) mejor deshacerse de ello.
  • ¿Tengo otra cosa que cumple la misma función? ¿Lo tengo duplicado? Tener muchas cosas parecidas que sirven para lo mismo, o veinte cosas iguales… no resulta muy práctico. Por ejemplo: yo tenía tres bolsos negros más o menos parecidos; tras hacer limpieza, me quedé con uno, el que más me gustaba; me di cuenta que los otros dos ya no me eran útiles y los regalé.

¿Qué hacer con lo que ya no quieres?

  • DONA. A una ONG, a una asociación,… hay muchas personas que pueden necesitar esas cosas que tú no usas, y que a lo mejor no pueden permitírselo.
  • VENDE. Seguramente guardes cosas a las que puedas sacar algo de rentabilidad; así que prueba a ponerlas en alguna plataforma de venta de segunda mano, como Wallapop. Eso sí, ponte un plazo máximo, si ves que en uno o dos meses nadie está interesado, deshazte de ese objeto. Tampoco esperes recuperar el dinero que invertiste en ese objeto.
  • REGALA. Si tienes objetos en buen estado, y sabes de personas de tu entorno que lo necesitan puedes regalarles esas cosas. Cuidado con traspasar las cosas que no quieres para evitar el sentimiento de culpabilidad por tirar cosas; no se trata de echarle el muerto a otra persona.
  • RECICLA. En los contenedores correspondientes, o también puedes reciclar reutilizando ese objeto para otra cosa; por ejemplo: pañuelos viejos para trapos de limpieza o para envolver regalos. Tampoco sería aconsejable que guardaras todo para ver si lo puedes aprovechar para otra cosa; guarda sólo aquello que en ese momento sepas cómo lo vas a reutilizar.
  • TIRA. Esta siempre ha de ser la última opción. Pero claro, aquello que esté roto o en mal estado ha de ser tirado, porque ya cumplió su función.

«Imagínese viviendo en un espacio que sólo contiene cosas que despiertan alegría.» Marie Kondo

Te recomiendo que elijas empezar a minimizar con un mueble pequeño: una cajonera, un mueble del baño, unos cajones de la cocina,… Ve poco a poco, cajón por cajón,… si te resulta más motivador reparte el trabajo en los siete días de la semana, o si lo prefieres, hazlo todo de golpe. Lo que te hace falta es ponerte en serio con algo, aunque sea un espacio minúsculo; verás que cuando empieces a reducir tus posesiones no querrás parar, es un vicio. El orden aportará calma, a tu hogar y a ti mism@, y ese es un sentimiento que engancha.

¿Qué te parece el reto de esta semana? ¿Tu casa es un caos? ¿Te resulta complicado deshacerte de tus cosas? Coméntame tus impresiones. Por supuesto, si se te ocurren nuevos retos, también me lo puedes decir en los comentarios. ¡A por la semana!

 

¡Transforma tu vida!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Acepto la política de privacidad.

 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

2 comentarios en «RETO 34: Minimalismo para principiantes: empieza por un mueble»

  1. Me encanta, Esther, como siempre.
    Yo quiero empezar por vaciar unas cajas que tengo en mi cuarto (deséame suerte).
    Me gusta que propongas ir mueble por mueble por empezar con algo porque a veces comenzar por categorías como sugiere Marie Kondo es abrumador.
    Realmente la frase de Marie Kondo es tan sencilla pero tan certera. Si nos liberamos de lo que no nos aporta demasiado solo quedarán cosas buenas que nos encanten a nuestro alrededor.

    Un abrazo, te leo fielmente.

    Responder

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial