Cocina minimalista. 7 tips para tener nevera y despensa en orden

Antes de ponerme a cocinar, para mí es esencial tener toda la cocina organizada y en orden. Me siento más cómoda y a gusto en una cocina minimalista. Me encanta cocinar, y si fuera por mí, estaría horas y horas buscando nuevas recetas y poniéndolas en práctica.

No obstante, la realidad es bien distinta, ya que el tiempo del que dispongo para cocinar es bastante limitado. Por consiguiente, y para optimizar el tiempo, además de seguir algunos trucos para simplificar mi cocina al máximo, creo que es importante mantener un cierto orden tanto en la nevera como en la despensa.

El tema de gestionar la comida puede ser complicado. Es esencial en nuestro día a día, pero a veces parece que por eso no le prestamos la consciencia necesaria, y como es comida y hay que comer, parece que todo vale. Ir al supermercado y coger de todo puede resultar tentador, pero si no tenemos cuidado, rápidamente puede ocasionar desorden y acumulación en nuestra cocina.

Es por eso que quiero compartir contigo algunos consejos minimalistas para que te hagas cargo de tu cocina, y mantengas tu comida simple y organizada.

cocina minimalista_orden nevera despensa

Cocina minimalista. Tips para ordenar nevera y despensa

1. Preparaciones básicas

Esto ha supuesto una gran diferencia en nuestro hogar, ya que tener preparaciones básicas simplifica en gran medida nuestra comida. Piensa en aquellas recetas que consideras básicas, y que puedes ir rotando para tener variedad en cuanto a lo que comes, pero también teniendo algo de estructura.

Antes de nada, reflexiona si hay preparaciones básicas que comes con regularidad. De esta manera, las compras se vuelven mucho más fáciles, porque sabes qué necesitas, sabes qué es lo que se te está acabando y tienes que comprar más.

Además, esto puede ayudar a tener una cocina minimalista, ya que evita que acumules comida de más en la nevera y en la despensa. Y si actúas de manera estratégica, puedes optimizar las comidas que eliges, optando por comida sabrosa y nutritiva, y de temporada, con lo que al final ahorrarás dinero.

Algunas de nuestras preparaciones básicas son: cremas de verduras, ensaladas, arroz, verduras al horno, pollo al horno, avena nocturna, etc.

2. Lista de la compra

Mantener una lista de la compra es un básico a la hora de simplificar nuestra cocina. Y no me refiero a anotar un montón de cosas justo cuando vamos a salir hacia el supermercado. Nosotros hacemos la compra semanal los lunes, así que a lo largo de la semana vamos apuntando en una lista todo aquello que se va agotando, o que vamos viendo necesario adquirir en la próxima compra.

También es importante que todas las personas que convivan en la misma casa participen en la elaboración de esta lista, para mantener una coordinación entre todos los miembros. Si compartes casa con alguien, da igual si es pareja o compañ[email protected] de piso, comparte también la lista de la compra.

Hay muchas aplicaciones móviles que te permiten compartir listas con otras personas. Incluso puedes usar algún papel y pegarlo con un imán a la nevera, para que esté a la vista, y [email protected] se acuerden de anotar aquello que vean que se ha acabado o sea necesario.

A la hora de ir al supermercado, revisa la lista de la compra, y úsala como referencia. Asegúrate de no meter en el carro más comida de la que realmente necesitas, o que ya tienes en casa.

Es un método simple y sencillo, pero realmente nos ayuda a evitar comprar y gastar de más en comida.

3. Ingredientes sustitutos

Usar ingredientes sustitutos realmente puede ayudar a eliminar desorden en tu nevera y despensa, además de ajustarte a una cocina más simple y sencilla, que es lo que buscamos en una cocina minimalista.

Si quieres hacer una receta que tiene algún ingrediente raro, y que normalmente no tienes en tu despensa, no salgas a comprarlo. Estos ingredientes los vas a usar en contadas ocasiones o resultan de un sólo uso. No merece la pena comprarlos, al final son un gasto monetario, y van a disponer de un valioso espacio en tu cocina.

En vez de eso, te propongo que sustituyas ese ingrediente raro o que no sueles comprar por otros que sí tengas.

Por ejemplo, hace unas semanas hice una receta de salmón que requería de vinagre de arroz, algo que no tengo. Lo sustituí por vinagre de manzana, y el resultado fue muy bueno.

4. Agrupar elementos similares

Es un truco de organización muy rápido y sencillo. Agrupar comida similar en el mismo sitio hace que todo sea más fácil de encontrar. Además, es una manera de saber qué tienes exactamente, lo que previene que compres más de lo que necesitas, o cosas que en realidad ya tienes en casa, facilitando también el hacer la lista de la compra.

Comprar alimentos en exceso puede ser un gran problema. Tener más comida a mano de la que realmente hace falta termina siendo un desperdicio de dinero, porque la comida puede caducarse o echarse a perder, y te habrás gastado ese dinero en vano.

5. Especias bajo control

El uso de las especias en la cocina ayuda a hacer preparaciones más versátiles y sabrosas. Pero hay que prestar especial atención a las que tenemos, porque es algo que fácilmente puede acumularse en tu despensa, estropeando tu proyecto de cocina minimalista.

Te aconsejo que hagas una revisión de todas las especias que tengas:

  1. Deshazte de todas aquellas hierbas aromáticas y especias que no uses.
  2. Quita las que no te gusten, regálaselas a alguien que las pueda aprovechar.
  3. Tira aquellas que estén caducadas.

cocina_minimalista_especias

En este chequeo puedes darte cuenta de que tienes duplicados o incluso más de las mismas especias; e incluso abiertas a la vez. Si es así, intenta condensar todas esas especies repetidas en un mismo bote.

Por tanto, para minimizar el tema de las especias en la despensa, tan sólo tendrías que comenzar reduciendo tus especias con lo que te he comentado antes y limitándote a las que realmente usas y necesitas.

Además, si quieres añadir un extra de simplicidad y organización en esta área, algo más que puedes hacer es tener un conjunto a juego de botitos. Sería algo que te ayudaría a almacenar y ver mejor las especias. Esto también puede servirte para limitarte a ese número de botes específico del conjunto que tengas. La verdad es que esto yo no lo hago, tengo botes diferentes para cada especia, y las mantengo bajo control porque no tengo demasiadas, pero me parece una gran idea para aplicarla en un futuro.

6. Comida en su lugar

En lo que se refiere a nuestra nevera y cocina, supongo que la mayoría de nosotros tiene un sistema de organización de la comida, ya sea más o menos ordenado. Pero con el paso del tiempo, el desorden puede tomar el control de estas áreas. Esto puede ocurrir principalmente por dos razones:

  1. Cuando sacamos algo para comer o para preparar alguna receta, luego no devolvemos esas cosas al sitio al que pertenecen.
  2. Cuando sacamos las cosas de la compra: con las prisas metemos todo en cualquier sitio que quepa, sin pararnos a pensar que el dedicar algunos minutos extra a poner las cosas en su lugar correspondiente puede tener un gran impacto con respecto a mantener la organización y el orden en nuestra cocina.

Esto se relaciona de nuevo con la simplicidad de una cocina minimalista, porque cuando nuestra nevera y despensa están desorganizados, no llegamos a saber del todo la comida que tenemos. Y como un círculo vicioso, fácilmente nos puede hacer ir al supermercado a comprar cosas que en realidad ya teníamos, pero que estaban almacenadas en lugares incorrectos. Así que tómate unos minutos extra para poner las cosas en su sitio, merece la pena.

7. Reemplazar, no acumular

Esperar a que algo se gaste, o a que esté a punto de acabarse, antes de reemplazarlo, es una manera muy sencilla de evitar que tengamos mucho de lo mismo, con lo que nos ahorra dinero y espacio. Si en tu caso te parece complicado hacer esto, porque no te resulta muy práctico, lo que puedes hacer es designar un lugar concreto para almacenar los reemplazos, y no cogerlos ni abrirlos hasta que de verdad necesites reemplazar algo.

Esto lo hacemos nosotros con el tema de la fruta y la verdura. Antes de hacer la compra semanal intentamos gastar lo que ya tenemos, pero si quedan algunas piezas de la semana anterior, las guardamos en un sitio aparte, para consumir primero lo viejo.

«Cuida el orden para que el orden te cuide a ti.» Agustín de Hipona

No soy perfecta, y no siempre consigo implementar todos estos tips en mi cocina minimalista, pero cuando lo necesito me los recuerdo a mí misma y los vuelvo a poner en práctica. Son consejos muy efectivos a la hora de simplificar mi cocina, ahorrando tiempo, espacio y dinero.

¿Qué te han parecido estos consejos de cocina minimalista? ¿Añadirías alguno más? Coméntame en los comentarios tus impresiones y cualquier cosa que quieras compartir.

¡Déjame unas estrellitas! ¡Gracias!
(Votos: 3 Promedio: 5)
 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

¡Transforma tu vida!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Contenido minimalista que puede interesarte

Deja un comentario