Menos consumismo y más regalos minimalistas

Ya se acercan las fiestas navideñas, y con ellas el temido momento de ponerse a pensar qué regalar a nuestros seres queridos. Tanto si son minimalistas como si no, te recomendaría que optaras por hacer regalos minimalistas. En realidad, lo ideal sería regalar experiencias, por eso de no ocupar espacio, y nada de cosas materiales, pero un regalo material también puede ser considerado minimalista, ya que si le aporta valor y/o lo necesita puede ser un regalo perfecto.

Este año te invito a que pienses en hacer un consumo responsable, y no dejarte llevar por la locura y las prisas que trae consigo la Navidad. Tengamos unas fiestas diferentes, en las que prioricemos el estar en familia, y no el comprar por comprar, porque sí, porque toca regalar a todo quisqui. En otro post anterior, te comenté que ya en octubre empiezo a organizar las compras navideñas, y decido las personas a las que voy a hacer regalos, dejando de lado compromisos y obligaciones; hago regalos a quien me apetece. Esto es primordial, minimiza obligaciones y maximiza lo que te aporta valor.

«Compra sólo porque algo te emociona, no por el simple acto de comprar.» Karl Lagerfeld

minimalismo_regalosminimalistas

Ideas de regalos minimalistas

1. REGALOS NO MATERIALES

Aquí hay muchísimas opciones. Puedes regalar:

  • Experiencias de aventura, por ejemplo, un salto en paracaídas, un paseo a caballo, un curso de buceo, un viaje sorpresa,…
  • Entradas para algún evento: teatro, cine, un concierto, un monólogo, un partido de algún deporte,…
  • Cuidado del cuerpo: masajes, spa, talasoterapia, limpieza facial,…
  • Suscripciones: tanto mensuales como anuales, puedes regalar suscripciones a plataformas como Spotify, Netflix, HBO, Amazon Prime,… Por otro lado, también está lo de regalar pases anuales para museos, parques de atracciones,… Además, también existen otro tipo de suscripciones de cajas con productos sorpresa: las hay de comida, de productos de belleza,…
  • Libros digitales/audiolibros: esto es un regalo perfecto para una persona que no quiere tener mucho en casa, ya que los libros son fácilmente acumulables. En un solo dispositivo puedes tener infinidad de libros, no acumulan polvo y los puedes llevar siempre contigo.
  • Clases: si sabes que alguien quiere aprender una cierta habilidad o quiere formarse en algo en concreto, pero ves que no se termina de animar, esta es una buena oportunidad de ayudarle a empezar: clases de cocina, de baile, de pintura, de escultura, de teatro, fotografía, escritura, carpintería, informática, manualidades, yoga, pilates, para aprender a tocar un instrumento,…
  • Tu tiempo: si se te da bien hacer masajes, cocinar,… puedes regalar hacer eso por alguien. También puedes dar tu tiempo como regalo: por ejemplo: ir a tomar un té con esa persona, pasar la tarde en el campo,… la cuestión es que bloquees tu calendario y dediques un tiempo en exclusiva a esa persona.

A mí regalar experiencias es algo que me encanta, casi siempre intento regalar algo de esto. Además, siempre es una alternativa buenísima para compartir la experiencia con la persona a la que regalas. Que regalo entradas para un concierto… pues entradas para dos y me apunto yo con esa persona. Así de paso me hago un auto-regalo y disfruto de la experiencia con esa persona.

Por otra parte, para que el regalo quede bonito, escribo una tarjeta, o imprimo algo si lo necesito, por ejemplo, unas entradas para una obra de teatro; luego decoro un sobre: lo pinto con diferentes colores, pego washi tapes, escribo el nombre de la persona ayudándome de alguna plantilla de letras que tengo o practicando el lettering (dibujar letras bonitas con diversas técnicas). Y el sobre en sí es lo que uso como envoltorio, no envuelvo el sobre con otro papel de regalo; que se vea bien, que para eso me he currado la decoración.

2. CONSUMIBLES

Regalar cosas que se consuman es un regalo muy minimalista, ya que es algo que se va a gastar, por lo tanto, no va a ocupar un espacio durante mucho tiempo. Esta es mi categoría favorita de regalos minimalistas. Si se preparan con esmero, los resultados pueden ser preciosos.

  • Comida: puedes hacerlo en plan artesanal, preparando tú mism@ una caja y metiendo productos que sabes que le encantan a esa persona; también lo puedes hacer temático: caja de productos realfood, caja con ingredientes para hacer galletas, caja con productos de un color determinado, caja con algunas de tus recetas guardadas en lindos tarros (patés, cremas de frutos secos, galletitas,…),… ¡La imaginación al poder!
  • Té / Café: existen multitud de tiendas especializadas en té y café, que venden variedades que no se suelen encontrar en los supermercados. Para los minimalistas más teteros y cafeteros este es un regalo excelente.
  • Jabones: yo hace tiempo que me pasé a los jabones y champús sólidos, y son una maravilla. Ocupan muy poco espacio y además son más ecológicos, ya que evitamos el uso de plásticos.

3. PLANTAS

Regalar plantas es una gran idea. Puedes poner en una bonita caja diferentes paquetitos con semillas de hierbas aromáticas por ejemplo. También puedes dar plantas ya crecidas. O también que den frutos y que no sean muy grandes, como pueden ser plantas de fresas, tomates cherry,… Otra opción son las flores, hay personas a las que el toque de color que dan las flores a la casa les encanta, y es una manera de iluminar un espacio.

La verdad es que yo no soy muy de flores; me gusta más plantar hierbas aromáticas o pequeñas plantas que den frutos como recompensa por mis cuidados. No hay excusa para tener un mini huerto en casa, ni siquiera el espacio es un inconveniente. Puedes tener alguna maceta en el alféizar de una ventana, ya que no siempre existe la alternativa de balcón y/o terraza.

Creo que regalar plantas es una estupenda idea como regalo; estás dando algo vivo, algo que hay que mimar y cuidar. Puede incluso que la otra persona descubra un hobby; y si no, al menos que cuando esté regando su planta tenga ese momento de quietud y tranquilidad que todos necesitamos en nuestro día.

4. DIY

Los regalos DIY (Do It Yourself) son muy especiales, porque implican que ha habido un trabajo detrás, mucho tiempo y mucho cariño. Hace años regalé un álbum de fotos hecho por mí a mi madre y a mi hermana. Me encanta el scrapbooking, es uno de mis hobbies, así que hice hasta el álbum en sí con cajas de cereales. Estuve dos meses a tope con esto, compré papel de scrapbooking, cartulinas, cositas para decorar,… Además, puse diversas estructuras: para esconder alguna foto, sobres, cosas que se abrían, estructuras que se desplegaban,… Este tipo de regalos no se compran con dinero.

Otro año a mi marido le busqué una caja mona que teníamos por casa, y decoré doce sobres con doce actividades dentro, una para cada mes del año. Cada primero de mes abría el sobre correspondiente, y ese mes hacíamos la actividad que le proponía. Fue un regalo que le entusiasmó.

Los regalos artesanales, hechos por un@ mism@ son geniales, y despiertan nuestra creatividad. Piensa en algo que se te dé bien, o navega en internet, en YouTube, en Pinterest,… hay millones de ideas. Siempre puedes aprender algo nuevo, y quién sabe, puede que descubras alguna habilidad que tenías oculta.

5. COSAS DE SEGUNDA MANO

Otra posibilidad de regalo está en las tiendas y plataformas de segunda mano: tablondeanuncios, Wallapop,… Se trata de una forma de consumo más ecológica y sostenible, ya que estamos aprovechando un producto que ya está fabricado y que otra persona no quiere usar más. Se venden cosas en muy buen estado y a precios muy buenos. Nosotros hemos comprado varias cosas ya de segunda mano para nuestra bebé: un fular, una mochila portabebés, una bañera,… Nos hemos ahorrado muchísimo dinero, y además contribuimos a un mejor aprovechamiento de los recursos.

6. ALGO QUE NECESITE

A veces es tan simple como preguntar a la persona a la que quieres regalar si necesita algo. Aunque sea algo material, como unos vaqueros, si es algo que realmente necesita estarás aportándole valor dándole algo que sabes que quiere. Cuando era pequeña todos los años escribía la carta a los Reyes Magos con lo que pedía, cuando me hice mayor dejé de hacerlo; pero desde que soy minimalista, si bien no escribo una carta como tal, sí que digo las cosas que me hacen falta a quien me pregunta. De esta manera, las personas que me quieren regalar no se tienen que volver locas buscando algo; si ya saben lo que quiero, todo es más fácil.

¿Qué te ha parecido este post de regalos minimalistas? ¿Te he aportado nuevas ideas para regalar este año? ¿Se te ocurren otros regalos minimalistas? Si te ha gustado y te gustaría que te hicieran este tipo de regalos, tan sólo tienes que compartirlo; puede que les sea de utilidad y, además, lanzando este tipo de indirectas hasta puede que salgas beneficiad@.

 

¡Transforma tu vida!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Acepto la política de privacidad.

 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

2 comentarios en «Menos consumismo y más regalos minimalistas»

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial