RETO 10: Vive con el sol

Hoy traigo un reto relativo a vivir acorde a las reglas de la naturaleza. En concreto, me refiero a vivir nuestro día según sale y cae el sol. Vamos, regular nuestro organismo a como se vivía hace siglos, cuando no había luz eléctrica.

¿Y cómo se hace eso de vivir con el sol? Pues muy sencillo, mira en Google las horas de amanecer y atardecer cada día, y simplemente despiértate cuando amanece (pon el despertador si es necesario); y en el atardecer propongo ir bajando el ritmo del día, porque si no supondría acostarse muy temprano.

Sirva como ejemplo el mío. Ahora mismo estoy en Canarias y está amaneciendo a las siete y veinte y atardeciendo a las nueve menos veinte de la noche. Ya llevo unas semanas practicando esto, y es estupendo. Me levanto antes que el resto y tengo un tiempo para mí por la mañana: leer, escribir,… Por la tarde lo que hago es que ceno muy temprano, como a las ocho, y así voy preparando al cuerpo, ya que parece que si he comido es que me voy a ir a la cama en breve. Luego realizo actividades relajadas, como conversar con mi marido, beber un té y anotar los objetivos del día siguiente.

Ventajas de levantarse con el sol

  • MÁS TIEMPO PARA TI. Puede que te levantes antes que el resto de la familia. Así que se te presenta un tiempo que puedes dedicar para ti: lee, medita, escribe, haz tu rutina de limpieza de cara, date una ducha,…
  • MÁS AHORRO. El levantarte y acostarte con el sol te va a suponer un ahorro energético, porque no vas a estar tanto tiempo despierto por la noche con las luces encendidas.
  • MÁS ENERGÍA. Verás que con el tiempo notarás que este sistema te aporta mayor energía. Te levantarás con ganas de empezar el día a tope.
  • MÁS HORAS DE DESCANSO. Esto te puede ayudar a recuperar el cansancio acumulado. Al principio puede que duermas muchas horas, y que luego vayas necesitando cada vez menos.
  • DESAYUNAS MEJOR. Tienes más tiempo, así que puedes aprovechar ese tiempo extra y prepararte un desayuno rico y saludable.

Consejos

Si no estás [email protected], vas a tener que hacer una transición para hacerlo poco a poco, y que luego por la noche no te quedes en modo búho y por la mañana no puedas ni despegar los ojos. Así que te dejo una serie de recomendaciones para que poco a poco lo vayas consiguiendo:

  • EMPIEZA POR ACOSTARTE TEMPRANO. Cada día vete a la cama un poquito más temprano, y llegará un momento que te armonices con la puesta de sol.
  • TOMA UNA BEBIDA RELAJANTE. Siempre ayuda en la preparación a la relajación sentarte, y beber tranquilamente un té (preferiblemente un rooibos, que no tiene teína). Aprovecha para reflexionar sobre el día y/o para conversar con los miembros de tu familia.
  • FUERA PANTALLAS. Mínimo una hora antes de acostarte no es muy recomendable que estés con pantallas, ni de la tele ni del móvil ni del ordenador, porque tu mente va a estar sobreestimulada y va a ser más difícil que te relajes. Intenta llevar a cabo esa desconexión digital de la que ya hemos hablado para ayudar a tu cerebro a ir bajando el ritmo.
  • CENA TEMPRANO. Por lo menos media hora antes del atardecer, empieza a cenar, para que el cuerpo vaya asimilando que toca ir acabando el día.
  • CENA COMIDA REAL. Lo de que te alimentes bien es recomendable siempre, pero es verdad que para acabar el día mejor que bases tu alimentación en alimentos sanos, nada de ultraprocesados.
  • NO DUERMAS CON LAS PERSIANAS BAJADAS. Si es posible, deja las ventanas con las persianas subidas, para que así la luz del sol entre por la mañana, y ayude a que el organismo vaya despertando solo.
  • ALEJA EL DESPERTADOR. Si te cuesta madrugar, al principio vas a tener que ponerte el despertador, y cuando suene por la mañana, tendrás la tentación de apagarlo y seguir durmiendo. Así que coloca el despertador en un sitio que te obligue a levantarte para que deje de sonar.
  • NO REMOLONEES. Es decir, desde que suene el despertador, estírate un poco y arriba, nada de estar cinco minutos más; ir retrasando el levantarte no te va a servir de ayuda.
  • VENTILA LA CASA. Desde que estés en pie, abre ventanas, para que respires el aire fresco de la mañana y la casa se ventile.
  • ESCUCHA ALGO QUE TE MOTIVE. Puedes ponerte algún vídeo motivacional nada más levantarte o algo de música para animarte.

Recomiendo que sigas este método más allá de esta semana. A mí me encanta, tengo la sensación de que aprovecho más el día, y ya mi cuerpo está más regulado con el sol; ni siquiera necesito el despertador para levantarme tempranito; y por la tarde no me cuesta irme a la cama pronto porque ya estoy cansada tras haber disfrutado del día.

«Acostarse temprano y levantarse temprano hace al hombre sano, rico y sabio». Benjamin Franklin

¿Te animas a probarlo? Cuéntame si te cuesta madrugar, si eres de [email protected] que trasnocha, si te levantas con motivación por las mañanas…

Y, por supuesto, si se te ocurren nuevos retos, pues también me lo puedes decir en los comentarios, para añadirlos en las próximas semanas.

 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

¡No te pierdas nada!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Contenido minimalista que puede interesarte

Deja un comentario