Minimalismo no es esto

El minimalismo no es algo a lo que tengamos que plegarnos y seguir a rajatabla, ya que tiene muchos matices y abarca muchos ámbitos. El minimalismo implica simplificación, volver a la esencia de la vida, a lo sencillo, a lo realmente importante. Creo que este concepto no lo entiende todo el mundo, y que mucha gente puede percibir el minimalismo como algo que realmente no es.

No obstante, entiendo que igual que yo no entiendo la vida de otra manera, hay otras personas que tampoco se verían cómodas viviendo según esta filosofía. Es totalmente respetable y lícito, cada persona es única, y feliz a su manera, con sus circunstancias y sus expectativas ante la vida.

Noto que hay gente de mi entorno que piensa que un estilo de vida minimalista implica consecuencias negativas, y que en realidad no mejoran nuestra vida. Creo que lo que ocurre es que en realidad no entienden bien el trasfondo de esto, de cómo vivimos nuestra vida los que nos consideramos minimalistas.

Por ello, y teniendo presente que cada minimalista es ú[email protected], y que lo aplica en su vida como quiere y/o como necesita, me apeteció escribir sobre lo que el minimalismo no es, para desmentir algunas afirmaciones acerca del minimalismo, y que no son ciertas.

minimalismo no es esto

1. Ser minimalista no es ser tacaño

Elegir un estilo de vida minimalista no significa que tengas que ahorrar hasta el último céntimo. Mucha gente piensa esto porque un auténtico minimalista no se deja llevar por el marketing, sino que adquiere lo que realmente necesita y/o le aporta valor. Pero claro, en una sociedad hiper consumista, decir esto se considera tacañería. La cuestión no es dejar de gastar dinero, sino saber cómo gastarlo.

  • ¿Por qué no te compras algo cada vez que sales de casa?
  • Porque no siempre necesito comprar algo.
  • Qué [email protected], eso es que eres un tacañ@, con el puño bien cerrado.

¿No será que nos venden que la felicidad está en los objetos? Fíjate en los anuncios publicitarios: qué feliz serás si compras esto o aquello. Y si no, reflexiona: ¿cuánto te dura la alegría por comprarte una cosa nueva? y ¿cuánto te dura la alegría por haber disfrutado de un momento divertido? La sensación de alegría por comprar algo no dura mucho; mientras que un momento feliz dura para siempre, se convierte en un bonito recuerdo.

El minimalismo no es sinónimo de tacañería. A un minimalista no es que no le guste gastar dinero, sino que prefiere destinarlo a cosas y/o experiencias que realmente le sean útiles y/o contribuyan a su felicidad. Además, invierte en calidad antes que en cantidad, y al final, es un estilo de vida que permite ahorrar, pero no es el principal objetivo.

2. Ser minimalista no es ni para pobres ni para ricos

Curiosamente he oído las dos cosas:

  • El minimalismo es para gente pobre, porque como no tienen dinero, no tienen la capacidad de comprar muchas cosas, así que a la fuerza son minimalistas.
  • El minimalismo es para gente rica, porque como tienen mucho poder adquisitivo, pueden gastar todo el dinero que quieran en experiencias, con lo que son personas super minimalistas, que pueden valorar las experiencias antes que las cosas.

Pues el minimalismo no es ni para unos ni para otros. Todo el mundo puede seguir un estilo de vida minimalista, con independencia del dinero que tenga en el banco. No es una cuestión de dinero.

3. No es vivir con poco

No eres más minimalista cuantas menos cosas tengas. No es una competición ni nada. Simplemente decides con consciencia quedarte con las cosas que te aportan valor. Una persona puede ser coleccionista de muñecas y ser minimalista, o tener muchos libros, o infinidad de CD’s. Repito: cada persona es única, y no [email protected] disfrutamos con las mismas cosas. Yo por ejemplo, tengo muchísimos objetos de papelería, porque me encanta el scrapbooking, y no por eso me considero menos minimalista.

4. No implica tener poca ropa o ropa aburrida

Es verdad que [email protected] minimalistas nos iniciamos con la limpieza de armario, pero el minimalismo no es necesariamente que te quedes con pocas prendas. Lo importante es que tengas la ropa que te guste, que realmente uses y con la que te sientas có[email protected] Si es mucha o poca depende de cada persona.

Tampoco significa que tengas que vestir de blanco, negro y gris. El minimalismo no va de colores al vestir. Puedes tener un armario lleno de colorido y seguir siendo minimalista.

5. No es contar el número de cosas que tienes

Si buceas un poco en Youtube, verás muchos casos de minimalismo extremo, personas que cuentan el número exacto de objetos que tienen, y que parece que cuantos menos tengan más minimalistas son. Este tipo de vídeos son muy llamativos, y hacen pensar a la gente que el minimalismo es eso, deshacerse de casi todo y quedarse con cuantas menos cosas mejor.

El tener menos cosas es una consecuencia de aplicar el minimalismo en tu vida, pero quedarse con menos posesiones no es el objetivo. La meta está en tener una vida mejor, sin tener una pesada mochila que cargar.

6. El minimalismo no es una moda

Sí que es verdad que últimamente se escucha mucho, y está de actualidad ahora mismo; pero eso no significa que sea algo pasajero. Si eres minimalista de verdad, es algo interno, de autoconocimiento, que hace que te replantees tu vida, tus cosas, tus relaciones,… así que va mucho más allá de seguir la última moda de cualquier influencer.

Tampoco tiene que estar necesariamente relacionada con otras tendencias, aunque todo el mundo las relacione sí o sí. Te pongo algunos ejemplos:

  • Un minimalista no tiene que ser un yogui, ni un maestro zen, ni tampoco tiene que meditar
  • Un minimalista no tiene que ser Zero Waste
  • Un minimalista no tiene que buscar el FIRE
  • Un minimalista no tiene que ser [email protected]

7. No tienes que cumplir unas reglas

El minimalismo no es una secta, ni una religión, ni tiene unas reglas concretas que tienes que seguir para ser un auténtico minimalista. No te van a echar de la comunidad minimalista ni nada por el estilo si tienes un armario abarrotado de cachivaches.

Es un estilo de vida, una filosofía, y por tanto, cada persona elige lo que le gusta de este movimiento, y lo pone en práctica si quiere, según sus necesidades y preferencias. Cada individuo decide cómo, cuándo y en qué lo quiere aplicar en su vida.

8. No es tener una casa siempre ordenada y con paredes blancas

El minimalismo no quiere decir que tengas que tener una casa casi vacía y siempre ordenada y limpia. Para nada. Puede haber caos en tu casa aun teniendo pocas cosas, te lo digo yo. Para mí lo importante es que sea fácil de recoger. Si realmente tienes dentro de tu vivienda lo que necesitas, y cada cosa tiene su lugar, te será muy fácil ordenar todo.

Tampoco significa que todas tus paredes tengan que ser blancas, y tus muebles también.

9. No hay que tener productos de Apple

Steve Jobs: polo negro, pantalones vaqueros y playeras o deportivas blancas. Un icono del minimalismo, que eligió conscientemente ese uniforme para no perder tiempo en decidir cada día qué ponerse. Fue el fundador de Apple, empresa cuyos productos se caracterizan por tener diseños claramente minimalistas.

Por eso, y porque supongo que al final la gente acaba relacionando unas cosas con otras, pudiera parecer que si tienes un Mac o un iPhone eres más minimalista. Creo que no hace falta que me detenga a desmentir esta afirmación sin sentido.

10. No es ser hippie, ni anticapitalista

Elegir llevar un estilo de vida minimalista no quiere decir que vivas con escasez, siendo un hippie amante de las flores, ni que estés en contra del capitalismo. Un minimalista sigue siendo un consumidor, pero un consumidor consciente, que reflexiona sobre sus compras.

No es que esté en contra del mercado; es más, yo invierto todos los meses y espero que mi dinero vaya subiendo año tras año, y rentabilizar así mi ahorro. Así que no es que quiera que el mundo financiero caiga y todos volvamos a vivir a base del trueque ni nada parecido.

minimalismo playa

11. No es un sacrificio

Ser minimalista no es un sufrimiento continuo, no es privarse de tener cosas, no es dejar de disfrutar, no es renunciar a la comodidad, no es un autocastigo.

Si reflexionas sobre la vida que estás llevando, y sabes tus verdaderas prioridades, podrás enfocarte en ellas, y la reducción de posesiones será algo inevitable, aunque no obligatorio. Vivirás con consciencia tu vida, sabiendo lo que es realmente valioso para ti, pero sin tener que sacrificar nada. El minimalismo es un camino, y del que se debe aprender y disfrutar.

«Este es el hermoso secreto del minimalismo: puede parecer que se trata de cosas, pero una vez que has cortado el desorden y adoptado un nuevo estado de ánimo, aprendes que apenas se trata de las cosas en absoluto.» Erica Layne

¿Qué opinas sobre lo que el minimalismo no es? ¿Estás de acuerdo conmigo? ¿Quieres añadir algo más? Cuéntame en los comentarios tus impresiones y cualquier cosa que quieras compartir.

¡Déjame unas estrellitas! ¡Gracias!
(Votos: 5 Promedio: 4.8)
 

Si te ha gustado el post, compártelo en tus Redes Sociales y ayúdame a seguir creciendo.

¡Transforma tu vida!

Únete GRATIS a la comunidad de Camino Minimalista y aprenderás a vivir más con menos. Inicia tu camino hacia el cambio.

Contenido minimalista que puede interesarte

2 comentarios en «Minimalismo no es esto»

  1. Me he reído mucho con este post. Inconscientemente en algún momento creo que todos hemos pensado que son ciertos algunos de los puntos que comentas. Se asocia a ser muy ahorrador/tacaño, simple en el vestir, con colores neutros y una casa blanca (con par de plantas simbólicas, añado, jajaja). Tienes toda la razón, al final cada uno tiene su forma de llevarlo y no es una competición ni te echan del club jajajaj.

    P.D. Una de las cosas que yo tengo a mansalva es libretas, me encanta tener libretas nuevas y escribirlas con mil cosas.

    Responder
    • Lo de las plantas es verdad, se me olvidó añadir eso, ya hay que tener muchas plantas para ser una persona super minimalista 😛
      Lo de las libretas a mí también me pasaba, una libreta para esto, otra para aquello,… al final me di cuenta que no estaba siendo muy práctica en mi día a día. Y cuando me regalaron el bullet journal vi los cielos abiertos: tengo en un único sitio todo, y no tengo que estar con 5 libretas repartidas por la casa.
      Seamos minimalistas cada [email protected] como quiera; es un estilo de vida genial, con muchas aplicaciones en nuestra rutina diaria, y cada individuo ha de quedarse con lo que le aporta.
      ¡Un saludo Yai y gracias por leerme!

      Responder

Deja un comentario